viernes, 14 de marzo de 2008

Vergonzoso


Nunca le podremos caer bien al todo el mundo, puesto que, gracias a dios, no todos somos iguales a la hora de pensar, sentir o vivir la vida; en la diversidad esta lo magnifico de la vida y las personas, y hay que sacar fruto positivo de ello. Tampoco, nunca, nos podrá caer bien todo el mundo a nosotros mismos, siempre discreparemos con algunas personas sobre sus pensamientos, actos o visiones de la vida; siempre habrá alguien que por un motivo u otro nos creara cierta inseguridad o por decirlo de alguna manera “desconfianza”, bien por sus palabras o anécdotas, o bien por terceras bocas envidiosas, por desgracia todo cabe.


Odio el “chisme”, me parece la forma menos fructífera de aprovechar nuestro tiempo, lo odio y procuro mantenerme siempre al margen; cuando el “chisme” soy yo.....eso ya me “quema” pero al margen igual, mi tiempo vale mas que eso como para perderlo en explicaciones ante gente que ha dado por bueno ya cualquier supuesto antes de ni tan siquiera conceder el beneficio de la duda, por lo cual....creo que la opción esta bien clara.


Por supuesto que hay gente que me cae mal, no soy ninguna santa y hablo de terceros sin incluirme; ¿El motivo? A veces la menor bobada, pero a veces, aunque mal hecho, las cosas son así. Si alguien me cae mal, lo digo, mi cara no esta para ponerse bonita y sonriente ante quien no despierta tal actitud, soy así; por supuesto, ( aunque no muchas, también lo digo) a veces me he equivocado, y cuando me equivoco soy yo quien ha de dar ese paso, el de las disculpas. Pero de ahí, a juicios abiertos hacia las personas, sin mas, porque si, porque nos creemos con ese derecho y punto, ¿quién somos nosotros? ¿quienes somos para juzgar, condenar y pisar como nos venga en gana para que pase mas rápido el tiempo? NADIE, no somos nadie.


Cuando tienes un problema con alguien, vas a ese “alguien”; igual que tenemos el valor para opinar de las personas y permitirnos hacerlas “daño”, tengamos el valor de dar las razones a quienes las merece, la persona “juzgada”; de no tenerlo, nos guardamos nuestra opinión en el bolsillo y a otra cosa, y si pesa, es nuestro problema, no la soltemos a los cuatro vientos y nos cubramos las espaldas para que nuestra “opinión” tome mas fuerza, o somos valientes para todo, o somos cobardes, pero no vale tomar la izquierda o la derecha según nos convenga. Esto pasa día a día, constantemente a nuestro lado, es una pena que tenga que rozarte para, ya no solo creer, sino sentir, que es VERGONZOSO.


No escribo esto para crear “alusiones”, tan solo para que, y vuelvo a incluirme, reflexionemos ante el daño que podemos causar, total para no recibir nada a cambio ( o eso creo yo); a fin de cuentas toda mentira cae por su propio peso, mas rápido cuanto mas pesada sea, que no nos pille debajo."

No hay comentarios: