martes, 30 de diciembre de 2008

Otra mas de collares


"El collar no es un elemento de juego, no es un accesorio que señala el estatus. Es un acuerdo serio, si así lo quieres, entre dos partes envueltas en amor y devoción la una para la otra: la/el sumis@ debe tomarse su tiempo, porque al colocarse un collar, entrega su corazón, su cuerpo, su mente, su alma, se entrega enteramente a otra persona. Al ofrecer un collar, un Master se compromete a cuidar, proteger y aceptar la sumisión entregada en todas sus formas, apreciando el regalo que recibe, sin abusar nunca de él. Un collar envuelve corazón y alma de ambos, Master y sumis@."

No sé quien es el autor/a de este pedacito de texto. Me lo pasó un buen amigo un día que hablamos sobre collares, sobre lo que significan y como muchas veces se ve a gente que que los dan, toman, quitan o sustituyen muy rápidamente. Claro que un collar siempre tendrá la importancia o peso que cada cual le quiera dar y quien lo considere solo un elemento "decorativo" dificilmente podrá hallarle mucho significado al texto que puse arriba. Expresa a la perfección lo que yo siento y quise compartirlo con todo aquel que quiera leerme. (Jejeje ... a lo tonto, tonto, he vuelto con uno de mis temas preferidos).

jueves, 25 de diciembre de 2008

Feliz Navidad


¡¡Felices fiestas!!
Espero que la rutina se convierta en sorpresa, los enfados en sonrisas y las tristezas en esperanzas,
que abunde el cariño y la salud.
Un fuerte abrazo, a todos a los que tengo cerca y a los que tengo lejos.
Mi deseo especial es volver a estar y compartir juntos esos momentos una vez mas
Os deseo mucha felicidad a todos

martes, 9 de diciembre de 2008

Tiempos revueltos .. tiempos de espera ...


Las circunstancias de las que hablaba unas entradas mas atrás persisten, es más ... se han agravado de manera que de momento sigue siendo necesario esperar hasta que las aguas puedan ir volviendo poco a poco a su cauce. Por supuesto que sigue costando horrores ... pero no es el momento. Ahora es el momento de estar ahí, sin agobiar ... pero estando sin distanciarse, de mostrarse fuerte pero sin perder ni el sentimiento, ni la sensibilidad.

Ha sido inevitable mientras todas estas circunstancias se han ido desarrollando, reflexionar y meditar sobre todo lo que he podido aprender y crecer junto a mi Amo ... sobre todos los miedos que me ha ido quitando conforme avanzabamos y sobre todo lo que he podido ofrecerle y todo lo que él ha podido darme. Ahora toca esperar y dar tiempo a que las nubes puedan disiparse y todo pueda ir volviendo a la normalidad.

Seguramente esa espera no siempre vaya a ser fácil, de hecho no siempre lo está siendo ... pero la llevaremos lo mejor que podamos. Quiero pensar y en el fondo estoy convencida, que en un tiempo todo mejorará y volverá a transcurrir por nuevos caminos, con fuerza renovada y redescubriendo los caminos ya hemos recorrido.