miércoles, 14 de abril de 2010

Días y días (off topic)

Nada tiene que ver ésta entrada con D/s (o si?) en particular. De hecho es un artículo en la edición digital de uno de los periodicos locales. Pero el caso es que el articulo me llegó y me tocó ... invita a pensar.

Hay días y día


Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
RAÚL MÉRIDA Tengo una nena pequeña que, qué quieren que les diga, tiene sus días. Unos, está claro, se levantan como una seda, pero, hay otros Cuando ésto pasa, entonces todo el mundo se vuelve del revés.

Con su genio, de apenas seis años, empieza a convertir en palabras sus pensamientos "¡La camiseta es estúpida, me aprieta!", dice a veces. "¡La cama me tiene manía, me duerme y no me despierta!" o "¡La cuchara es tonta, siempre se derrama!", comenta otras.

Viendo que es un mico y escuchando sus razonamientos, lo normal sería, cuanto menos, sonreír. Pero, claro, hay que tener en cuenta que yo paso mucho tiempo en los refugios de animales.

Allí es frecuente escuchar razonamientos que, en el fondo, son muy parecidos"¡Mire!... No quiero ya al perro. Lo dejo porque ladra". O bien, "¡Oiga! El animal me ha cogido manía, me observa y, en cuanto puede, rompe todo lo que se encuentra. ¡Está claro, no puede verme!", dicen muchas veces los dueños de perros antes de abandonarlos.

En el caso de los gatos no es infrecuente tampoco escuchar "Dejo el gato en el albergue. No lo soporto. Abre mucho los ojos. Me mira continuamente. Yo creo que me odia", O "Tengo un gato y tiene pelo. No lo aguanto. Lo siento, pero lo dejo".

Y qué decir de todos aquellos cuyos comentarios siempre están repletos de culpas. Dejan a los animales por la madre, el padre, el hijo, la abuela o la suegra.

Para quien lo abandona, todos son responsables. Todos, menos él mismo, claro está. Así que estoy muy acostumbrado a escuchar frases surrealistas en las que nada es como debe ser. Menos mal que mi hija tiene también días buenos en los que, cuando abre los ojos, la sudadera es simpática, el sol le guiña un ojo o dice convencida que las sábanas esa mañana le han dado un beso de buenos días.

Y no crean que, también en los albergues, pasan cosas como esas También van otro tipo de personas que, con el corazón en la mano y la sinceridad a flor de piel, adoptan animales porque les sonríen al pasar, les guiñan un ojo o, simplemente, les invitan a ser sus dueños.

Supongo que la vida es así, tiene sus días

4 comentarios:

Zarender dijo...

Es precioso, artemisa (el artículo) Merece ciertamente más comentarios de los que ha recibido... en fin, siempre hay alguien que es el primero en hacer algo
Zarender

artemisa dijo...

Gracias Zarender por tomarte el tiepo de leerlo y de dejar el comentario. A mi personalmente el articulo me llegó y debería de invitar a pensar.

Un galudo y un abrazo,

artemisa

beso dijo...

Hola chica, yo digo una cosa y hablo para mi ...
las personas cada una en la normalidad son bastante a si misma ...
ma los animales no ... en dia de hoy y se soy malo para alguno no me importa, ma yo meteria la pena de muerte para los que abandonan animales de qualquier tipo.
Esto es mi pensiero y puedes borar el comento, ma no encuentro piedad para estas personas ....

Besosss chica.

artemisa dijo...

No considero que deba borrar tu comentario beso, tambien yo tengo mi opinión muy particular al respeto. Pues el cómo nos comportamos con los que dependen de nosotros, revela mucho sobro como y quienes somos.

Un abrazo