domingo, 18 de abril de 2010

Hablando de limites


Al principio, al dar mis primeros tímidos pasos por estos mundos D/s, mi lista de supuestos límites era larga, larguísima .... digo supuestos, porque en el fondo, más que limites eran miedos (claro que aquí cabe preguntarse hasta que punto miedos y limites no pueden ser lo mismo). Miedo a lo que aún no conocía bien, miedo quizá a que me estuviera equivocando de camino, miedo ... no sé a que, a todo, a nada.

Poco a poco, conforme iba conociendo y conociéndome más, fui soltando ... dandome cuenta que mi lista no era tan larga, dandome cuenta de lo bonito (y duro, puede ser muy duro ... sobre todo mentalmente) que puede ser el explorar esos limites que creemos conocer tan bien. Y finalmente he llegado al convencimiento de que no soy de poner muchos limites a priori ....¡Ojo! no quiero decir con eso que no los tenga (que alguno. más los que marquen el sentido común, hay), que yo siempre he dicho y siempre diré que la supuesta ausencia de limites es algo que me pone los pelos como escarpias.

¿Pero que pasa cuando se llega a uno de esos límites? Pues pasa que en principio hay dos opciones (puede haber más, pero estas dos suelen ser las más habituales):

  • - Opción "a": Se consigue superar, sintiéndose ambas partes Dom y sumi orgullosos de lo conseguido, de haber dado ese paso más.
  • - Opción "b": El límite nos supera y no hay por donde cogerlo .... no por falta de buena voluntad, ni por no haberlo intentado con todas nuestras fuerzas. Si no sencillamente porque nos supera. Sea porque el momento no es el adecuado, sea por lo que sea.
¿Y que ocurre cuando contra todo pronostico nos encontramos ante la "opción b"?

Lo ideal y deseable ... lo que todos los "manuales" dicen ... es que nuestr@ Dom sepa y se de cuenta de que no hemos podido con ese límite, se hable de lo que haya podido ocurrir, de lo que haya podido hacer que no consiguiéramos pasar de ese límite y que aquí no ha pasado nada.

Pero .... ¿Siempre es así? ....¿No habrá veces en las que el Dom se lo pueda "tomar a mal" ... como queriendo decir "me has defraudado", aunque no lo diga? .... ¿No puede haber veces que la persona sumisa, temiendo que pueda ocurrir eso ... tema reconocer que no ha podido con ese limite, en caso de que no haya sido tanto uno físico como uno mental por no querer que la relación quede dañada?

Habrá quien a esto diga "Pues si reacciona así, no es buen Dom" o "Pues como sum no puede reaccionar así" ... Pero, si bien esas afirmaciones de cara a lo que se espera tienen su parte de razón, no hay que olvidarse de que por muy Dominantes o sumis@s que somos, no dejamos de ser personas .. y como tales a veces nuestros sentimientos nos "traicionan".

Hasta la fecha, aún no me he encontrado ante la "opción b". He estado cerca, eso si .... ¿Pero como reaccionaré en caso de verme algún día ante ella? Llegado el caso, espero hacerlo de la mejor manera posible tanto para mi, como para mi Dom .... y que también lo haga la otra persona. (Eso si, también espero no verme ante esa tesitura :-) )

6 comentarios:

shurime dijo...

Una vez si me encontre con la opcion b, descraciadamente quien era por esa epoca mi Amo no reacciono como esperaba, aún mas sabiendo que iba a ser un intento, las agujas es algo que me supera. Pero se lo tomo muy mal... demasiado mal.
Con mi actual Dueño aún no hemos llegado a la situación aunque el como Dominante y nuestra relación es totalmente distinta a aquella.
Recuerdo la sensación de fracasada total que tuve en aquel momento, pero bueno ya paso y con franqueza antes me niego a superar uno de esos miedos a pasar por aquello.
Eso de que lo que no te mata te hace mas fuerte... como que no me cuadra.
Un beso muy dulce

jjadde{C2} seda roja dijo...

Los limites son a veces barreras del miedo, de la mente, de los prejuicios, ect.

Cuando barrimos con ellos, crecemos, avanzamos un poco mas.

siento que he crecido mucho, y he aceptado, asumido y realizado cosas que jamas imagine, de la mano del Amo.

Por que?...Porque nunca me he sentido presionada , ni coaccionada, por que El ha sido infinitamente paciente en la doma..y por que si alguna vez no he pidido lograr algo, y me pongo triste me dice:

"No pasa nada, pequeña, si no se logra hoy, se lograra mañana".Eso borra mis lagrimas.

Ayer hablabamos de este tema...de cuando una sumisa dice "no" a su Amo.

Cada sumisa es diferente, es tarea del Amo conocerla, y saber cuales son sus limitaciones, como superalas, como guiarla para hacerla crecer y florecer.
Me decia que si ese "no" se repetia, era culpa del Amo, por no saber dosificar los tiempos en la doma,no de la sumisa, que no hay sumisas rebeldes o miedosas,hay sumisas mal guiadas.


Os dejo con estas reflexiones.

besos

Farid dijo...

Hay límites para superar y límites para no franquear.
Cada relación es distinta y los límites, todos sabemos que cambian, avanzamos y crecemos, perdemos miedos y ganamos confianza.
Dominante y dominado han de conocerse y saber cuando es el momento de superar un límite y cuando no.
En cuanto a la "decepción"... lo importante es la comunicación, no se ha de convertir al ser dominado en un fracasado, puesto que el supuesto fracaso, de serlo, es de ambos.
Saludos.

artemisa dijo...

Es precisamente a esa situación a la que me refiero shurime. La de intentar superar un limite pero no ser capaz de hacerlo ... y que la reacción del Dom a esa incapacidad no sea la deseable. Es que no creo que si ocurre eso, digamos "no puedo" con intención de hacerle enfadar ... o que es que no hayamos puesto la suficiente voluntad.

Un besito y gracias por tu comentario

artemisa dijo...

Totalmente de acuerdo jjadde con aquello de que si todo sale genial y un limite se supera, la sensación que se queda es maravillosa ... Ahora, cuando no es el caso ... creo que estamos de acuerdo también en que la reacción del Amo debería de ser la de analizar a ver lo que ha pasado, hablarlo, etc ... y mi reflexión giraba en torno a que el Amo, en lugar de reaccionar así, reaccione mal.

Un abrazo

artemisa dijo...

Poco puedo añadir a tu comentario Farid, porque estoy totalmente de acuerdo y me quedo sobre todo con ésta frase:

"En cuanto a la "decepción"... lo importante es la comunicación, no se ha de convertir al ser dominado en un fracasado, puesto que el supuesto fracaso, de serlo, es de ambos."

Un abrazo