lunes, 24 de mayo de 2010

Gor - Sobre Amos y kajiras


Hoy, en lugar de hacer una entrada procedente e mi propia "pluma", transcribo unos fragmentos procedentes de una página dedicada a la filosofía de Gor ... particularmente referidos a los deberes y obligaciones de los Señores (Amos) de Gor, como a los de las kajirae (esclavas). La página de la que proceden éstos fragmentos hace ya tiempo que la descubrí y me gusta asomarme a ella de vez en cuando. Fragmentos que por otro lado, a mi personalmente, me gustan mucho. Si bien D/s, BDSM y la filosofía Goreana no son lo mismo, en mi opinión, muchas de éstas directrices sobre deberes y obligaciones son perfectamente aplicables también a las relaciones D/s.

Ya por último y ya que el texto no es mío, si bien al final del texto cito su fuente de procedencia, si alguien opina que debería de retirarlo de aqui ... por favor, que me lo haga saber.


Deberes y obligaciones de un Señor de Gor

Algunas personas aseguran que los Amos, Dominantes y, en particular, los Señores de Gor no tienen que responder a nadie más que a sí mismos y no tienen deberes, obligaciones o rituales a seguir. Tal creencia no puede estar más lejos de la verdad. [...]

[...] Con relación a sus propias kajiras los deberes de un Señor de Gor están prioritariamente relacionadas con su cuidado y protección, entre ellos están:

• Dominar a sus kajiras. Y, a través de este dominio, dirigirles la vida, los pensamientos y los sentimientos.

• Proteger a sus kajiras como el bien precioso que son.

• Conocer íntimamente a cada kajira que posea. Con la sensibilidad de percibir sus deseos, necesidades y preocupaciones.

• Cuidar del bienestar de sus kajiras sobre todos los puntos de vista que sea capaz, incluido el emocional, mental y físico. Tal cuidado no se opone a su dominación ni pone al Señor al servicio de la kajira, tan solo representa el cuidado de un dueño con sus bienes de mayor valor.

• Ser paciente con los limites de cada kajira, reconociéndolos y ayudándola a superarlos.

• Ser un maestro en el sentido de enseñarlas siempre a ser mejores kajiras.

• Ser coherente en palabras y acciones con el objetivo de proveer a sus kajiras de un ambiente saludable que posibilite su servicio.

• Cuidar del desarrollo físico, emocional e intelectual de las kajiras, así como cualquier otro aspecto que, según su juicio y percepción, sean relevantes para el desarrollo de las mismas.

• Ser justo en juicios, evaluaciones y recompensas. Particularmente cuando posea más de una kajira

• Castigar, siempre con el objetivo de educar, los comportamientos indeseables.

• Tener una relación individual con cada una de sus kajiras [...]


Las obligaciones de las esclavas goreanas

Antes de comenzar a discutir las obligaciones de una kajira goreana es importante observar cuatro aspectos que separan a la kajira de Gor de la kajira de la Tierra.

• En Gor la esclavitud es una institución social, de esta manera una kajira de Gor puede ser, y generalmente es, esclavizada contra su propia voluntad mientras que en la tierra una kajira lo es por elección, consciencia o naturaleza.

• Una mujer goreana, incluso una mujer libre, es educada para saber todo lo que una kajira debe saber, todas las formas de servir y de agradar a un Señor. Eso ocurre porque en Gor siempre existe la posibilidad de que una mujer libre sea capturada y hecha esclava.

• Una mujer goreana tiene la libertad de ser plena en su feminidad en el sentido de que no se espera de ella que entre en competición con los hombres o que busque sustituirlos. Ella tiene la libertad de ser mujer, sin las presiones típicas de la cultura occidental de la Tierra.

• Una kajira de Gor es libre para vivir su sexualidad sin ninguna forma de limitación o prejuicio, esto es inherente a la condición de la kajira al igual que la completa ausencia de derechos y naturalmente acompañada por una completa ausencia de pudor o timidez.

Estas diferencias deben estar en la mente del Señor de Gor siempre que este luchando con las limitaciones de sus kajiras, no en el sentido de que ellas deban ser dispensadas de desenvolverse completamente en su condición, pero ha de ser una de las preocupaciones del Libre ayudarlas con amor, paciencia y firmeza a superar tales limitaciones. [...]

[...] Las obligaciones con su Señor son, y deben serlo siempre, la mayor preocupación de una kajira, y es a su Señor al que debe todo su respeto y temor y a quien precisa agradar en primer lugar. Entre estas obligaciones están:

• Obediencia incondicional. Sin reservas, tentativas de manipulación o esquemas preconcebidos.

• Disponibilidad total. Los deseos del Señor deben ser puestos por encima de otras obligaciones.

• Buscar el bienestar más total y completo de su Señor. Este debe ser el objetivo de la existencia de la kajira y su mayor preocupación.

• Transparencia total. Una kajira nunca puede mentir a su Señor o por omisión permitir que este se forme una idea errónea acerca de los límites de sus habilidades y conocimientos.

• Tener en mente su condición como bien de su Señor y comportarse de acuerdo con ello.

• Saber cuando y como declarar sus opiniones de forma que no afecten ni la transparencia ni el comportamiento adecuado en una kajira.

• Ser agradable a todos los sentidos de su Señor, vista, oído, olfato, paladar, tacto e intelecto. Esta obligación no se limita a cuando está en presencia de su Señor, más bien debe ser un estado permanente en la kajira, parte de su naturaleza.

• Procurar, en la medida de sus competencias y posibilidades, un ambiente agradable para todos los sentidos de su Señor.

• Prever, en la medida de sus habilidades, las necesidades y deseos de su Señor. Ella debe ser proactiva, inteligente y creativa, sin esas cualidades es imposible llegar a ser una buena kajira.

• Desarrollar sus habilidades y competencias en los aspectos antes expuestos.

• Entender que la falta de habilidades o competencia no debe ser usada como disculpa para la falta de cuidado, de atención o de dedicación.

• Asumir las responsabilidades por sus errores y aceptar el castigo resultante con sumisión.

• Respetar las normas y liturgias definidos por su Señor.

• Preservar la imagen y honra de su Dueño frente a otras personas a través de un comportamiento impecable.

• Mantenerse en constante desarrollo en todas las dimensiones de su propia vida y personalidad como forma de estar siempre más apta para servir a su Señor. [...]


[...] Las listas anteriores no pretenden ser exhaustivas, tampoco son un conjunto de reglas para ser recordado y repetido, son tan solo una orientación para las kajiras sobre lo que buscar en si mismas recordando siempre que el ser kajira es un proceso de crecimiento constante y no un estado cristalizado. También son una orientación para los Señores sobre lo que esperar y como entrenar una kajira con amor, paciencia y firmeza, buscando siempre evitar comportamientos arbitrarios que deshonren el nombre o la filosofía goreana.


(Fuente: http://www.mundogor.com/. Traducción de Seiduna de Gor, traducción obtenida de la página http://christiansword.multiply .com/)

2 comentarios:

jjadde{C2} seda roja dijo...

Un Amo goreano sabe que su kajira se le entrega entera, en cuerpo y alma...sin limitaciones...

una kajira sabe que su Amo es su sol....


Y como un girasol..nesecita ese sol

Celeste dijo...

Justa razón tiene sumisa jjadde{C2}.

La voluntad del Amo es la única voluntad admisible para su kajira.

Complacer a mi Adorable Amo y Señor mío en todo y como la mejor, es mi único propósito.

Mi Señor es mi luz, mi aire, mi vida, mi sol, incluso el brillo de las tres luna que ilumina mi rostro cuando Él me mira.

Soy dichosa pues dándole el mayor placer, y saciar sus deseos me alimenta y es mi mayor delicia.

Ansiada de vestir mi Kamish de sedas rojas, para su gozo, y deleitarlo con el más exquisito plato de Larma, para su deleite total. Y someterme a su voluntad, sea de castigo o recompensa.

El honor de mi Amo, está en mi comportamiento y la pulcritud de mi collar en la acción.

Sí como un girasol, busca y recesita ese sol, pero inclinado ante su Majestuosidad