miércoles, 28 de julio de 2010

Pequeños gestos


Son los pequeños gestos los que de alguna manera contribuyen a reforzar vinculos. Los que contribuyen a marcar la diferencia entre una sesión / relación más o menos esporádica y una relación (y ésto creo que es aplicable a cualquier tipo de relación ... ya sea vainilla, de amistad o D/s) con una implicación más "profunda". No sé si la palabra "profundidad" es la que mejor expresa lo que quiero decir, pero es la primera que me viene a la mente en ese sentido.

Pequeños gestos de éstos que se realizan casi pensar, que salen del alma y de forma espontánea. Gestos que pueden venir tanto de la parte sumisa, como del Dom. Se me ocurren mil ejemplos pensando en esos gestos. Desde estando en sesión acariciar y calmar la zona castigada en un momento dado ... un "¿estás bien?" a tiempo, hasta sin más dar un masaje relajante si lo ves cansado. Desde un detalle tipo unas lineas al correo o un sms simplemente porque sí, por estar pensando en ese momento en esa persona y sentir el deseo de hacérselo saber, hasta decir alguna vez cosas que parecen obvias ... un piropo ... un "te he echado de menos", un "me gustas ... o me gusta tal o cual parte de tu cuerpo".

En definitiva, cosillas de éstas que te hacen sentirte alguien especial en el día a día de tu Dom o tu sumi. De éstas que le dan un poco más de fuerza a esa frase que tantas veces se dice de ser "la propiedad más preciada ...".

¿Entrada un poco ñoña o avainillada? Pues puede ser .... pero que se me ha venido a la mente así tal cual y (como esos gestos de los que hablo) la he dejado salir sin más, espontáneamente. :)

2 comentarios:

Moroi dijo...

Todo lo grande está formado por pequeñas partes unidas sin solución de ruptura. En el amor, la entrega, mucho más. Un castillo se erije pìedra sobre piedra, unidas por el cemento indisoluble del equilibrio. Los pequeños gestos son eso mismo, equlibrio en la duda para qué sea resistente y fuertea a los ataques.

Saludos.

artemisa dijo...

Gracias Moroi por dejar tu huella (y de paso, disculpame por lo que he tardado en responder). Efectivamente, es a tu simil del "piedra sobre piedra", a lo que me refiero.

Un abrazo