sábado, 21 de agosto de 2010

Aislar a la sumisa


Siempre me han llamado la atención, por no entenderlos realmente, los Dom que deciden de alguna forma aislar a su sumisa. No en su vida cotidiana, familiar, laboral etc ... que eso ya es con diferencia mucho más difícil, pero si en éste medio, en internet. De repente les prohiben entrar a tal o a cual chat, página ... charlar con determinadas personas o cultivar ciertas amistades.

Y me pregunto cuales pueden ser los motivos para ese tipo de ordenes. Lo malo es que, de las posibles razones que se me ocurren a mi, ninguna termina de ser realmente positiva. Porque la mayoría de ellas, tienden a revelar desconfianza. Desconfianza hacia quien se le ha entregado voluntariamente a ese Dom.

¿Que temen si su sumisa se relaciona con otra gente? ¿Que salga corriendo en pos del primer amito que se ponga a tiro? ¿Que escuche otras opiniones? ¿Tan inseguros están de esa entrega? ¿Tan poco confían en que la sumisa tenga el suficiente criterio como para no dejarse influir negativamente por otros ... en cualquier sentido?

De todas formas, si la razón es la de que no se terminan de fiar de la sumisa (que en ese caso, cabría preguntarse que es lo que hacen aceptándola ... pero eso es capitulo aparte), tampoco veo yo que ese sea el método. Más que nada por lo sumamente sencillo que resulta abrirse cuentas de correo alternativas o el entrar con un nick distinto al habitual al chat de turno (independientemente de lo que esa práctica diría sobre la persona que la usa).

O quizá en algunos casos pueda ser que el mismo Dom en cuestión no sea del todo trigo limpio y el ordenarle a su sumisa el no entrar en determinados sitios, sea simplemente una manera de "campar" por ellos a sus anchas sin que ella lo sepa o le "moleste" reclamando cierta atención. Quizá sea amante de los juegos múltiples, quizá ya tenga una sumisa "oficial" que le ha puesto como limite/condición exclusividad.

En fin, repito lo que ya dije al empezar esta entrada ... sencillamente es algo que termino de entender.

8 comentarios:

Moroi dijo...

Estoy de acuerdo con tus apreciaciones en todo. Pero el aislamiento bien hecho conlleva un método para poder crecer interiormente. Sin llevarlo a los extremos de prohibir cosas absurdas, cómo su libertad de relación con otras personas, bien podría vale esta cita antigua:

La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar.

Y qué conste en acta, qué un servidor, no aplicaría ese extremo, pero si haría que reflexionase sobre la soledad y el aislamiento. Hay qué amar tu soledad y soportar el sufrimiento que te causa. Pues la soledad es el patrimonio de todas las almas extraordinarias.

Saludos.

alexia {All} dijo...

Dada a creer mas en los métodos de atraer mas con miel que con hiel, diré que ante los que pretenden enjaular a un ser sumiso en contra de su verdadera naturaleza lo único que consiguen es volverlos mas rebeldes y producen casi siempre el efecto contrario al que buscaban, soy testigo de que mientras mas libertad tengo de parte de mi dueño y doy a mi querido Amo mas libres somos para crecer,relacionarnos, nutrirnos de otras personas y experiencias que no hacen mas que confirmar lo bien que estamos juntos cuando así se nos da la oportunidad de sentirnos uno frente al otro, pero como dicen: cada maestrillo tiene su librillo.

AnP dijo...

Querida wegui, estoy contigo casi al completo en tu exposición sobre los posibles motivos a la prohibición por parte del Dominante (¿o dominante es este caso?) y sus consecuencias. Tan solo discrepo en que si puede haber casos en que se prohiba:

Por una parte, puede existir un castigo. En este caso, sería 8debería ser) algo temporal... que creo que no hace referencia a tu entrada.

Y también puede existir, dentro la potestad y obligación de la parte Dom sobre la sum de educar y proteger a su sumisa, la necesidad de prohibir determinados contactos si a juicio del Dom, pueden ser dañinos para la parte sumisa o incluso para la propia relación D/s. En este caso, enlazando con tu reciente entrada sobre comunicación, sería partidario de explicar el porqué de tal prohibición.

Buena reflexión, como siempre.

Un beso.

jjadde{C2} seda roja dijo...

Simple inseguridad por parte de un Dom el hacer algo asi, porque las cadenas que nos sujetan son las de la voluntad..y no el de no relacionarnos von nadie mas..

besos de una kajira.

artemisa dijo...

Gracias por el comentario Moroi. Creo que el quid de la cuestión está en cuatro palabritas "el aislamiento bien hecho" .... o incluso lo dejaría en "bien hecho".

Si que veo razonable reflexionar sobre soledad y aislamiento. Pero el aislamiento sin más, sin razón, sin explicación ... y sin recompensa, como que lo veo poco factible. Al menos veo poco factible que sobre esa base se pueda asentar una relación que requiere de mucha, mucha confianza.

Un gran abrazo.

artemisa dijo...

Gracias alexia{All}. Ni siquiera creo que la palabra para describir el efecto que puede causar ese aislamiento, sea la "rebeldía".

Más bien (aunque cada persona es un mundo, claro está), creo que el aislamiento mal gestionado, a lo que termina llevando es a cierta sensación de indiferencia.

No soy más o menos la sumisa de mi Amo si me sigo relacionando con la gente con la que me relacionara antes de serlo, ni por entrar en tal o cual página.

Un besito

artemisa dijo...

Efectivamente mi querido AnP, no me refiero a un aislamiento (entiendo que en ese caso temporal) en el marco de un castigo, pues en ese caso no habría duda sobre el motivo de ese aislamiento y ahi no habría vuelta de hoja.

Y en cuanto a la protestad que el Dom asume dentro de sus responsabilidades sobre su sumisa, si que puedo entender la necesidad de prohibir determinados contactos por el bien de la relación.

Pero lo que no puedo entender es el prohibir el relacionarse con nadie de manera general y sin explicaciones. Eso,en mi opinión, a la larga no puede ser sano para la relación.

Un gran abrazo

artemisa dijo...

Totalmente de acuerdo con tu comentario jjadde{C2}. Es muestra de inseguridad y desconfianza en mi opinión, pues voluntariamente nos entregamos a Él y esa entrega se basa en la confianza por ambas partes.

Un gran abrazo mi dulce kajira