martes, 30 de noviembre de 2010

Conocer


Hace tiempo, buscando alguna frase o cita "ocurrente" para poner en el messenger (si, a veces para esas cosas echo mano de san google ... otras, tiro de memoria), leí una que en cierto modo a veces vuelve a asomar a mi mente (si no recuerdo mal, se trataba de un proverbio árabe) y que decía algo así como "No poseemos lo que no conocemos".

Esa frase, aplicada a la D/s me parece significativa e importante. (Sobre todo aplicada a la faceta psicológica de la D/s).

Me parece importantísimo que la persona que posea un@ sumis@ la conozca a fondo. Que sepa y se interese por sus cosas, inquietudes, miedos, alegrías ... que intente conocer a su posesión (o lo que pretende poseer ... que tan importante me parece seguir esa máxima durante el proceso de conocimiento mutuo, como una vez iniciada la relación) en profundidad ... tanto al ser sumiso, como a la persona. Ya que ... aunque pueda sonar a cursilada ... creo que como mejor se llega hasta el/la sumis@ es a través de la persona. Ahora, el camino inverso ... que la persona sumisa conozca bien a su Dominante, a mi modo de ver tiene la misma importancia. Saber que le gusta, que le inquieta, que le divierte o que no soporta ...

Todo esto tiene muchisimo que ver con la complicidad de la que se habla muy a menudo ... del conocimiento mutuo. Tiene que ver con ser Amo y sumisa cuando toca, pero también con ser amigos, compañeros (pareja en el caso en el que haya una convivencia) cuando la otra persona lo necesita. Porque aunque lo de ser Dom o sumi no es algo que la mayoría nos quitemos como la ropa, lo de ser persona, tampoco. Y dentro de esas muchas facetas de cada uno ... como seres humanos que somos ... hay momentos y momentos.

Y, salvo que la relación que tengamos o pretendamos sea una relación "de sesiones" exclusivamente, el conocerse en profundidad ayuda a reforzar tanto el sentimiento de entrega, como el sentido de posesión.

4 comentarios:

AnP dijo...

¡Qué razón tienes, querida wegui!.

El conocimiento mutuo, para mí, es esencial si no hablamos de sesiones esporádicas. Conocer a la PERSONA que se te entrega, a la PERSONA a quien te entregas, me parece esencial. Y eso, no es tarea de dos días, ni dos meses…

Besos :)

jjadde{C2} seda roja dijo...

Conocerse ambos, el Amo a la sumisa, ella al Amo, la llave de la complicidad, de los afectos, de la entrega esta en esa simple palabra:

CONOCERSE...

besos de una kajira

artemisa dijo...

Totalmente de acuerdo AnP, si no hay un profundo conocimiento de las PERSONAS, no creo que pueda haber una entrega profunda. Y efectivamente, ese conocimiento no es algo que se logra a la carrera ... lleva tiempo y para eso hay que invertirlo.

Un abrazo

artemisa dijo...

En pocas palabras, lo has dicho todo mi querida jjadde{C2}

Un besito y gracias por asomar a mi rincón