martes, 22 de junio de 2010

Más de dos ... ¿pueden llegar a ser uno?


Vaya por delante, que no es un tema sobre el que me resulte sencillo escribir. No me resulta sencillo hacerlo, porque precisamente en éste, se me agolpan un sin fin de ideas , fantasmas y similares (acertados o no ... quien sabe).

Precisamente en D/s, el tema debería de estar muy claro ... cada Amo puede tener las sumisas que desee y que pueda atender, punto. Punto siempre y cuando eso no se haya planteado como un limite al iniciar la relación, claro está. No me refiero a lo que puede ser alguna sesión suelta compartida, si no a incorporar de forma mas o menos continuada a una tercera (ó cuarta, ó, ó, ó ....)

Ahora, llevado a la práctica ... ¿de verdad es tan sencillo poner ese "punto"?

No debe de serlo, ni para la sumisa que llega a lo que hasta ese momento era una relación de dos. No creo, ni mucho menos que sea una posición sencilla ... llegar a una relación ya existente, situarse. No sólo tiene que aprender a "hacerse" al Dom, de ir conociéndolo. También se le añade (o al menos debería) el ir conociendo, el relacionarse con la sumisa con la que se supone que compartirá bastantes cosas a partir de ese momento.

Tampoco creo que lo sea para la sumisa que ya lo era de ese Amo. Que de repente se ve en la difícil tarea de adaptarse a la nueva situación, de cambiar el chip, de adaptarse a esa nueva persona. Enfrentarse al miedo de ya no ser suficiente para el Dom, de ya no saber complacerlo, ni de llenarlo.

¿Y que ocurre si además de las dificultades lógicas de "arranque" no se llevan bien entre ellas? ¿Se ignoran? ... ¿Se "aguantan" porque no hay más remedio? ...

En todos los casos, se enfoque desde dónde se enfoque, creo que influye mucho, muchisimo ... tanto la manera en la que la nueva persona es "introducida" a la relación., como la manera en la que el Dom reparta tiempos, ratos, atenciones, etc. Que por mucho que lo que el Amo diga es lo que va a misa ... el efecto no es el mismo si entra de repente, que si se habla antes sobre el deseo de ser uno más ... al fin y al cabo, supone darle un giro importante a la relación.

Aunque siendo sumisa, lógicamente me resulta muy complicado ver las cosas desde el punto de vista de un Dominante, en cierto modo, tampoco debe de ser fácil para él. No debe de ser fácil, si quiere hacerlo bien ... Tiene que saber administrar tiempos, darse cuenta no ya de las necesidades de una sumisa como antes, si no de las de varias ... que si bien tienen la misma condición ante él (o al menos deberían) son personas diferentes. Y como tales, lo que es válido con una, no tiene porque serlo necesariamente también con la otra. Ser consciente de que, aparte de los ratos en los que estén todos juntos cada sumisa necesitará también "su" espacio con el Amo ... y repartir de manera justa esos espacios puede no ser sencillo, pero creo que muy necesario.