viernes, 4 de febrero de 2011

Las esperas


Dicen que la paciencia es una gran virtud, que al final tiene su recompensa y si, siempre me he considerado más bien una persona paciente que alguien que "peca" de ser impaciente, de precipitarse (en más de una ocasión me han "recriminado" ese no querer correr más de la cuenta... pero jamás me ha importado).

Las esperas, cuando no se han estirado demasiado, nunca se me han dado mal del todo. No se me han dado mal del todo, porque cuando las sufro (porque hay ciertos momentos durante las esperas, en las que ese verbo es más que acertado) generalmente si que hay algo bueno al final de la espera, esa recompensa de la que hablaba antes.

A veces las esperas, los periodos en los que hay que tirar de paciencia, esconden momentos que algunos de nuestros fantasmas internos aprovechan para susurrarnos el famoso "¿y si....?", para recordarnos aquella obra de Beckett "Esperando a Godot". Afortunadamente, para bien o para mal, hasta ahora esos fantasmas internos míos siempre han terminado esfumandose relativamente pronto. Claro que cuando lo han hecho, siempre ha sido gracias a que he visto y valorado pequeños detalles, señales ... que por mínimos que fueran si que me han transmitido que valdría la pena conservar la paciencia.

Lo más probable es que también ésta racha de espera, de paciencia, de sencillamente estar mientras tanto, me vaya mostrando esos detalles y esas señales que me hacen tener la certeza de que no estoy esperando a Godot ... que ... día tras día ... "hoy no vendrá, pero mañana seguro que si".

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La fe mueve montañas pero no hombres sin voluntad...
Ten paciencia mientras lleguen señales pero no detengas tu caminar. Si tiene que ser seguro que cogerá carrerilla y te alcanzara...
((…y no me llames mala, llámame realista jajajajaja))

Con cariño
yo, la copropietaria del criadero de murciélagos con alas fluorescentes :)

artemisa dijo...

Ainsss ... que bien criaditos están nuestros murciélagos y que bonitas les quedan esas alitas fluorescentes ;-).

De sobra sabes que no te llamo mala por tus palabras ;-). Aunque también sabes que soy como soy ... y mientras los fantasmas internos sugieren ser la voz de la razón, por el momento el corazoncito (que siii, que tengo de eso ... jejeje) se empeña en seguir oteando el horizonte en busca de esa señal que "hoy no la veo, pero mañana seguro que si".

Un besote

AnP dijo...

Pues nada, wegui, esperaremos. Y te acompañaremos en la espera. Para hacerla más llevadera contando algún chiste.

Un beso.

artemisa dijo...

Gracias AnP por acompañarme en la espera :-)

Espero de corazón que no sea necesario tirar de una lista muyyyyyy larga de chistes para amenizarla.

Un abrazo