lunes, 21 de marzo de 2011

Recobrando el equilibrio, esa cosa tan delicada


Después de esa simbólica limpieza de primavera, espero estar recobrando poco a poco mi equilibrio interior. Ese equilibrio interior a veces tan fácil de ... no sé si decir perder, porque tampoco es que haya llegado a perderlo del todo. Sin llegar a perderlo del todo, pero que en los últimos meses ha estado complicado mantenerlo en más de un momento. En alguna ocasión me he tambaleado, llegando a caerme algún batacazo incluso.

Es posible que, tal y como me han sugerido quienes me han demostrado amistad incondicional, haya estado moviéndome por senderos equivocados, confiando antes de tiempo en quienes al final no han resultado ser lo que parecían. Y no me refiero con eso al hecho de que, sobre todo en D/s, no todos somos compatibles con todos, no. Si no al hecho que en caso de no serlo, hay maneras y maneras de hacer las cosas. En cualquier caso de poco sirve el lamentarse sobre esas cosas (como mucho a modo de "desahogo"), pues lo que pienso al respecto ya lo he dejado patente en entradas anteriores .... aún a sabiendas de que a quienes pudiera ir dirigido, probablemente ni lo hayan leído (y en caso de hacerlo, hay muchas posibilidades de que no entendieran que me refiero a ellos). Por mucho que digan que "agua pasada no mueve molinos", si que deja sus huellas y en cierto modo puede condicionar el futuro curso del río.

A pesar de los batacazos y de lo que hayan podido condicionarme, si que siento que poco a poco estoy recobrando ese equilibrio que a punto estuvo de hacer que me planteara seriamente si mi manera de sentir o de proceder dentro de ese sentir realmente eran lo que yo pensaba. Que incluso hizo plantearme después de varios años si realmente sé ser sumisa, si no sería ese el motivo por el que las últimas intentonas salieran como han salido. Siento que voy afianzando el paso, intentando moverme por otros senderos, despacito ... sin prisa, pero sin pausa. Tomándome mi tiempo ... y si ha de ser, será.

5 comentarios:

janna dijo...

Me alegre que poco a poco vayas creyendo más en ti.

Lo hemos hablado más de una vez, y no todo Amo es para toda sumisa y viceversa.

Sé que es fácil opinar cuando una está bien, pero mi niña siempre te lo he dicho y te lo diré

Artemisa, mi niña tú vales mucho.

Solo hay que sabe elegir y tener suerte :)

UN besazo muy fuerte y un achuchón con todo mi cariño.

(Lo sabes pero si me necesitas)

rossella de AnP dijo...

Ya regresaré para responderte como se merece esta entrada... mientras...

Mi kerida wegui...

Algo tardona pero estos dias son de esos dias... pasate por mi blog k algo te espera... No corras k estará unos dias pos ahí ;)

Se te kiereeeeeeeeeeeee

Petonets y axuxones desde lo más profundo de mi ser

Anónimo dijo...

un buen equilibrio siempre es dificil, en tu caso lo rompes porque eres una sumisa que se entrega de una forma muy fuerte. Solo permanecera tu equilibrio el dia que esa entrega encuentre la parte dominante que sepa y reconozca tu entrega y la cuide. me alegro que sigas buscando tu "artemisa"

xavier

janna dijo...

Niña se te acumula la faena!!!

Cuando puedas te pasas por mi rincón, tienes un premio y un reto..

Un beso con todo mi cariño preciosa

artemisa dijo...

janna, gracias por tus palabras. Muchas veces lo has dicho y en el fondo yo tambien lo pienso. Pero es cierto que es mucho más sencillo dudar de todo (incluso de una misma, cuestionarte todo, cuando tropiezas varias veces seguidas.

Por cierto, no sé si darte un achuchón o una colleja por la "faena", se ve que me has visto con necesidad de terapia ocupacionel ;-P

Un abrazo
-----------------------------------

Muchisimas gracias por el detallín wegui, que corro a darle el sitio que merece en mi rincón.

Y si, la verdad es que me gustaría leer tu opinión.

Besotes
-----------------------------------
Gracias Xavier por pasarte por aqui y expresar tu opinión. Si, es posible que me entregue de una forma muy fuerte ... pero es de la única forma que sé hacerlo. Y el que la reacción a esa forma de entrega sea el emprender la huida ... hace daño, mucho daño ... más de lo que algunos imaginan.

Un abrazo