miércoles, 6 de abril de 2011

Ante el espejo


Es práctica relativamente frecuente que en un momento dado de una sesión el Dominante nos lleve a la sumisa ante un espejo y nos obligue a mirarnos en él. Es algo que las primeras veces no me gustaba nada, me hacía sentir incómoda ... de hecho, como mucho echaba una rápida mirada para no desobedecer y enseguida fijaba la vista en cualquier otro lugar de la habitación. También es cierto, que cuando me veo en fotografías a menudo tengo una gran dosis de autocrítica.

Supongo que tendrá que ver con el hecho de que rara vez somos del todo objetivos con nosotros mismos. Tendrá que ver con el hecho de que, para bien o para mal (y no lo digo como algo negativo ¡ojo!) tendemos a tener una visión un poco distorsionada de nosotros mismos. Al igual de que si escuchamos nuestra propia voz grabada, a no ser que estemos muy acostumbrados a ello, nos suele resultar difícil reconocernos en esa grabación.

Con el tiempo y como una a veces va evolucionando, no es que me "apasione" el hecho de encontrarme de repente en mitad de sesión ante el espejo, obligada a mirarme en una situación, postura o pinta "humillante" ... diferente a como suelo verme ante un espejo de forma habitual (aunque lógicamente si me encuentro en esa situación, es porque disfruto con ello), ya no me resulta tan incómodo, tan violento como antes.

Incluso en cierto modo, lo veo un buen ejercicio de humildad, que a más de un@ no nos vendría mal del todo. Hay muchas maneras, incluso en el día a día, de que nos pongan un espejo delante. Cuando nos enfrentan a criticas (eso si, que sean constructivas siempre, por favor) sobre nuestra manera de proceder por ejemplo, nos están poniendo ante un espejo ... sólo que el espejo no nos devuelve la imagen que nos gustaría ver, si no la imagen que le estamos dando a la persona que nos pone el espejo. Nos "obliga" a ver también rasgos nuestros que no nos gustan tanto.

Y no todo el mundo lleva bien mirarse en ese espejo, aunque lo deseable sería que, cuando eso sucede, consigamos no apartar la mirada ... interiorizar lo que vemos, reflexionar e intentar actuar en consecuencia.

No hay comentarios: