jueves, 9 de junio de 2011

Diamante en bruto


Cuantas veces no se escucha, referido a una sumisa, lo de "es un diamante en bruto". Aunque por lo general esa calificación, suele referirse a alguien que acaba de descubrir la D/s y se halla dando sus primeros pasos dentro de ella. Y digo "aunque" porque no estoy de acuerdo en limitar tanto esa expresión que encuentro muy bonita.

¿Diamante en bruto aunque sea una sumisa ya experimentada? Pues si, opino que si. Opino que si porque sobre todo al comienzo de una nueva relación cualquier sumisa (al igual que la relación en si) ha de ser y es bajo mi punto de vista un diamante en bruto. Diamante en bruto al que ese Dominante que ha asumido la responsabilidad que conlleva el aceptar a "Su" sumisa, irá dándole forma poco a poco. Irá dándole forma puliendo sus facetas de mujer y de sumisa (siguiendo con el símil del diamante en bruto), hasta sacar de ella esa joya, esa piedra preciosa, para el disfrute de ambos. En fin, que siendo sumisa novata o experimentada, el Dominante en el proceso de adiestramiento, la va moldeando, puliendo, hasta que el resultado final se adapte a su gusto y preferencias.

También extendería ese símil a la relación en sí. Cuando Amo y sumisa deciden aceptarse como tales y recorrer ese camino juntos, también su relación es un diamante en bruto. Hasta ese momento han ido tanteándose y han llegado a la conclusión de que pueden encajar y funcionar como Amo y sumisa. Y a partir de ahí, tienen ante si el diamante en bruto de esa nueva relación que inician, que igualmente tendrán que cuidar y pulir ... Indudablemente a lo largo de ese camino se irán encontrando con alguna dificultad, con alguna "impureza", pues por muy Dominantes o sumis@s que seamos no dejamos de ser personas con nuestras cosas, nuestras manías y nuestras costumbres adquiridas a lo largo de los años. Sin embargo si ese vinculo que acaban de establecer tiene una base sólida, creo que no tardarán en limar y pulir esas posibles impurezas.

6 comentarios:

Sweet dijo...

Comparación que se puede aplicar a muchos ámbitos de la vida... como pekes empezando el cole o una mascotita bebé nueva en casa...
Me gusta tu entrada.
Me gustó visitarte.
Un beso!

artemisa dijo...

Sweet preciosa, si, coincido contigo .... el simil es aplicable a muchas, muchisimas situaciones en la vida. Incluso a nosotros mismos, a nuestro desarrollo personal, nuestro crecimiento.
Encantada de que en tus visitas te sientas a gusto.

Un abrazo

rossella de AnP dijo...

mi keridisima wegui :))

Se k llevo "ausente" unos largos dias... pero al ver tu entrada como k he tenido k asomar mi nariz por aki...

No hace muxo Alguien me entregó algo, referente a tu entrada, y compartiré un trocito contigo... solo un trocito ;) jajajaja...

"Un diamante en una rareza en la naturaleza. Una cadena de átomos de carbono puro que deciden ordenarse de forma cúbica en lugar de hexagonal (lo que daría lugar al grafito). Una rareza que se produce bajo unas condiciones muy determinadas de temperatura y presión.

Entre sus cualidades destacan su belleza, que depende de la pureza y del color, entre otros atributos. La tonalidad más apreciada es la de tonos azulados (como los ojos de Mi sumisa). También destaca el diamante por ser extremadamente duro a la vez que frágil. Por eso, encontrar un diamante puro, sin impurezas en su interior, hace feliz a quien sabe sacar mil y una luces de su interior: Estudiando como hacerlo; dónde dar la forma; cómo cortar las facetas; cuántas darán su luz en forma de reflejo de la que reciben. Al final se tallan de diferentes maneras. La mas conocida en la talla brillante, pero no la única..."

Un petonet y un axuxon desde lo más profundo de mi ser

AnP dijo...

Y el caso es que me suena ese símil. Muy acertado, querida wegui.

Efectivamente, un diamante hay que tallarlo y pulirlo para que dé todo lo que tiene. Y no hay que olvidar que un diamante tallado, en la oscuridad no brilla. El diamante tallado y pulido con Maestría y paciencia, refleja en función de la luz que recibe.

Y no quiero finalizar este comentario sin antes recordar que, además de diamantes en bruto, también hay brutos que no saben apreciar que tienen un diamante; o no saben qué hacer con él. Los hay que de un mal primer golpe lo rompen, echándolo a perder y los hay que por miedo a no saber tallarlo, prefieren dejarlo.

Un beso con todo mi cariño, querida wegui.

S. SoMeTeTe dijo...

Poema El Diamante de Delmira Agustini

Hoy, en una mano burda instintiva, deforme, he visto el diamante más bello que pueda encender el Milagro… Parecía vivo y doloroso como un espíritu desolado… Vi fluir de su luz una sombra tan triste, que he llorado por él y por todos los bellos diamantes extraviados en manos deformes…

Un beso
S.

artemisa dijo...

Jejejeje, mi wegui del alma, sabes que puedes "asomar la nariz" por aqui cuanto quieras. Y si admás me dejas cosillas como ésta .... apufff.
Sólo leyendo éste trocito una se imagina como puede ser el resto. Y puedo decir que ese "Alguien" se lo curró y puso muuucho sentimiento ;-)

Un besote muy grande.
___________________________________

¿Que puedo añadir a tu comentario mi querido AnP? Dices todo aquello que quien quiera entender, sabe (que los hay, eh).

También es cierto que hay quien no sabe reconocer lo que tiene en sus manos y de manera bruta o ni se molesta en intentar tallar o estropea lo que tiene (aunque el diamante a pesar de su fragilidad, suele ser fuerte y los defectillos que asi se produzcan, en manos del tallador adecuado se pueden ir puliendo de nuevo).

Capitulo aparte, como bien dicces son aquellos que aunque al ver el diamante lo quieren para sí, pero que cuando lo tienen prefieren no tallarlo y dejarlo tal cual está (éste género por lo general, suele "abandonar" al diamante a su suerte sin mirar atrás).

Un gran abrazo, acompañado de una sonrisa "brillante" :-)
___________________________________

Buffff S.SoMeTeTe un hermoso poema, Gracias por dejarlo aqui, pues viene como anillo al dedo. Además, es de esos poemas que pone el vello de punta por cierto.
Menos mal que si bien hay muchas manos burdas, tambien hay muchas manos Maestras, que saben muy bien lo que hacen y que saben lo que tienen.

Un besito