martes, 13 de septiembre de 2011

Aprender felicidad


La felicidad es, en primer lugar, el bienestar personal. Hablar sobre la felicidad es un poco como hablar sobre música, el amor o el silencio. Todos sabemos, tenemos consciencia sobre lo que son esos conceptos, pero en el momento en el que empezamos una conversación sobre ellos, cada uno habla sobre cosas distintas. Pues, aparte de nuestras percepciones, nuestros sentir particular, hay quien afirma que la felicidad no es un sólo sentimiento, si no un cúmulo de al menos cinco sentimientos distintos.

Esto, al contrario de lo que pueda parecer, no hace que sea más complicado .... al contrario, lo hace más fácil. Ya que, quien por ejemplo en un determinado momento no se considera afortunado en amores, puede en ese momento intentar potenciar, ensayar si queremos decirlo así, las otras cuatro variantes de la felicidad - como puede ser la capacidad de disfrutar de los pequeños placeres del momento o la autosuperación. Podemos de alguna manera ejercitar, entrenar nuestra felicidad, como si fuera un músculo.

Pero, ¿cuales son esos cinco sentimientos distintos de felicidad?

1.- La felicidad de las relaciones sociales:
Todo lo relacionado con el amor, la amistad y la familia. A la larga, ésta forma de felicidad es la más importante. La mayor fuente de felicidad - pero también de la falta de ella.

2.- La felicidad del azar, de lo casual:
El azar no es en este sentido una fuente duradera de felicidad. El ejemplo más claro de ello, son los que en algún momento han ganado la lotería ... Por regla general, después de un tiempo, pasada la euforia, no son más felices que antes del premio. Se le suele dar demasiada importancia a la influencia que tiene sobre la felicidad lo casual.

3.- La felicidad del momento:
Disfrutar el placer del momento. Quien no disfruta, se termina volviendo insufrible. Ahora, lo importante a la hora de saborear el placer del momento es la intensidad ... y es preferible la calidad a la cantidad. Una copa de un buen vino en la cena es deliciosa, un tetra brick de vino del barato a lo largo del día .... sin comentario.

4.- La felicidad de la autosuperación:
El sentimiento de satisfacción duradera no solo está ahí en el momento, también permanece después. Sentir que se ha aprovechado el tiempo en lugar de perderlo un día tras otro, la satisfacción de haber conseguido hacer algo que no nos apetecía nada. Superarnos en definitiva.

5.- La felicidad de la plenitud:
Las cosas fascinantes de la vida, sobre las que es difícil escribir, pero que le dan plenitud a la vida. Cosas como el silencio, la naturaleza, la música, lo que nos causa las llamadas mariposas en el estómago.

En definitiva, la felicidad nos llega a través de otras personas, del azar, del disfrute, de nuestras propias acciones y de lo que nos da sensación de plenitud. Cada una de estas "felicidades" es distinta en si. La felicidad no es cuestión de suerte, ni de "nacer con estrella", es cuestión en gran parte de nosotros mismos. De que aprendamos a ser felices.

¿Y como podemos aprender a ser felices?

Aunque suene a paradoja, puede que al final de una competición deportiva esté más satisfecho el ganador de la medalla de bronce, que el ganador de la medalla de plata. Éste podría pensar "Podría haber llegado a la medalla de oro", mientras el ganador del bronce puede pensar: "¡Que bien! He llegado a medalla". Para poder aprender la felicidad, primero debemos aprender a conocer nuestros pensamientos, preguntarnos "¿Con quien me comparo? ¿Y porque?". Podemos aprender a conocer nuestros pensamientos y a interrumpir antes los pensamientos negativos. Detenernos un momento y darnos cuenta de que manera juzgamos y valoramos lo que nos ocurre. El optimista diría: "El vaso está medio lleno"; El pesimista diría: "El vaso está medio vació" y el consultor de empresa diría: "Tiene un 50% más de vaso, de lo que necesita".

En definitiva, no existe ni la felicidad permanente, ni la desgracia sin fin. Pero sin duda con pensamiento positivo, disfrutando de los pequeños placeres de la vida, podemos aprender a sentirnos un poquito más felices y a hacerle frente de forma más eficaz a nuestros pequeños o grandes bajones.

No hay comentarios: