jueves, 8 de septiembre de 2011

Una vez más, limites ...


Alguna vez que otra he plasmado mi manera de pensar y sentir sobre los limites y quien mas o menos haya ido echando un vistazo a mi rincón, sabrá que no me gusta considerarlos como algo estático, inamovible (salvo los limites absolutos, claro está). También es cierto que pocas experiencias hay mas satisfactorias que conseguir superar juntos un limite.

Muchas veces he dicho y lo sigo manteniendo, que según lo siento yo, la ausencia total de limites no existe. Otra cosa es que de algunos seamos conscientes hasta el momento de llegar a ellos. Algunos son muy comprensibles y seguramente sean los limites que establezcamos cuando comencemos una relación, cosas que nos dan miedo, nos producen rechazo, asco o cualquier otra emoción desagradable, pero de forma consciente.

Luego están los otros, esos de los que no somos conscientes, esos con los que un buen día nos encontramos de frente, de forma que nos sorprende incluso a nosotros mismos. Y cuando eso pasa ¿que?

Pues cuando eso pasa, lo lógico, lo sano es expresarlo, decir "he llegado a un limite". Y la reacción lógica, la reacción sana cuando eso ocurre es y debe ser la de detener de inmediato lo que ha desencadenado ese malestar. Poco importa que en ese momento quien lleve el control de la situación comprenda o no esa situación, ese sentimiento, ese "algo" que nos haya hecho apretar el "botón del pánico".

Para comprender ya está después el dialogo, pero lo inmediato sin lugar a discusión es detener la situación. Y si eso no ocurre ... debemos de actuar en consecuencia.

6 comentarios:

Sweet dijo...

Cuando existe un mínimo de sentido común, esa señal de stop es respetada.
Que mas adelante se supere o no, cuestión de dos.

Me ha encantado tu entrada.
K-riños, artemisa.

janna De SR dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dice Sweet.

La cuestión es que lo dos lo deseen de la misma manera, pq algo que te pueda dejar un mal sentimiento, nunca es bueno.

Los limites pueden variar con el tiempo, según va creciendo la relación Amo y sumisa,

Un fuerte abrazo niña

lilith{T} dijo...

Un nuevo límite será siempre la mejor oportunidad para crecer en el camino de la sumisión, así como excelente ocasión para saber cómo nos impacta y poder comunicarlo a nuestro Dominante. Coincido con Sweet en el respeto y con janna en el sentido que si eso te produce sensaciones o sentimientos desagradables, es que o no era el momento preciso o algo sucede.

Besos
lilith {T}

Marlowe dijo...

Descubrir esis límites inconscientes, ya sea para traspasarlos o no, forma parte de la aventura del conocimiento personal.
Un saludo.

janna De SR dijo...

Niña tienes un regalito en mi blog.

Un fuerte abrazo

artemisa dijo...

Asi es Sweet y asi lo percibo yo. Ese stop, sea por lo que sea, en el mismo momento de hacerlo patente debe de ser respetado.

Gracias por leerme y dejar tu huella.
___________________________________
Claro que los limites pueden variar con el tiempo janna (jejeje, además, mala cosa si no es asi), pero cuando no se respeta uno que si bien no estaba pactado, pero si ha surgido .... la confianza queda dañada.

Un abrazo
___________________________________

Poco puedo añadir a lo que dices lilith{T}, pues resume un poco la esencia de la entrada.Es un placer darte la bienvenida por aqui.

Un besito cariñoso y mis respetos a tu Señor
___________________________________
Efectivamente Marlow, descubrirlos no es algo negativo. Pero cada cosa tiene su momento ... y si no es el momento aun de traspasarlo, eso ha de ser respetado.

Un saludo