miércoles, 4 de julio de 2012

Despertares ....

Después de ésta larga pausa creativa en éste rincón (que no en otras facetas) motivada en parte por falta de tiempo, en parte por haber estado a punto de caer en la espiral de repetir una y otra vez entradas parecidas, ha llegado el momento de dejar que se reactive. Aunque para estas cosas, que salen de dentro, no se necesitan, tomo como "excusa" para hacer despertar de su letargo a mi rinconcito Su deseo y un acontecimiento especial.

Podía haber sido un fin de semana de verano como otro cualquiera, un cambio de mes sin más. Caluroso, tedioso, sin pena ni gloria. Y no, desde luego para ninguno de los dos lo fue. 

Por fin, después de un largo tiempo de espera repleto de sentimientos, deseos y horas y mas horas de estar a menos juntos vía diversos medios de comunicación (que cuando hay cierta cantidad de kilometros por en medio, a menudo hay que improvisar) llego el día. La mirada fija en el área de llegadas, de repente una sonrisa de oreja a oreja. El encuentro de miradas primero, las sonrisas de reconocer nos, un largo abrazo después y mucha, mucha alegría y complicidad, aderezados con un pequeño cosquilleo nervioso en la boca del estómago (jejejeje y en otra parte también). dieron por fin paso a un fin de semana corto pero intenso. 

Para empezar unas compras de cara al fin de semana, ya que para evitar sorpresas desagradables a la hora de la revisión del equipaje de mano. Parte de las compras se puede apreciar en la imagen que acompaña esta entrada (otro elemento que se puede apreciar si venía en el equipaje de mano .... ). De otra parte de ellas, guardo el recuerdo en la piel y en la mente, el caso es que ninguno de los elementos comprados fue una compra en balde. 

Y ya llegó por fin el momento de vestir por primera vez Su collar físico (que el que no se ve, hace tiempo que ciñe mi cuello en todo momento), momento intenso donde los haya y momento que dio paso a muchisimas sensaciones, regalos, sentimientos. Especiales e intensos cada uno de ellos y alguno de esos regalos incluso un "estreno" (jejejejjee, aunque nosotros nos entendemos, ya lo explicaré mas a fondo en otra entrada). 

Ese fin de semana despertó sentidos dormidos hacia tiempo, que al igual que éste blog ahora van reactivándose. Me llevó en ocasiones cerca de algún limite de resistencia, atento en todo momento a que "cerca" no se convirtiera en traspasarlo. Tan solo en una ocasión (muy a mi pesar) tuve que pronunciar la palabra acordada, aunque eso no mermara en absoluto la intensidad del momento. 

Pasó con tanta rapidez ese fin de semana que por poco nos echan de la habitación el recepcionista y la mujer de la limpieza (que por suerte no entró quince minutos antes .... jejejejeje) puesto que ya nos habíamos pasado de la hora de salida, poniendo así la nota de humor y anécdota aunque tampoco faltaron las risas entre los momentos de intensidad. 

Un fin de semana que pasó en un suspiro, ya apenas dio tiempo a una comida agradable antes de que se acercara el momento de la despedida. Un fin de semana que dejó muchas sensaciones, recuerdos en la piel y en el alma (de las cuales los últimos son los que mas perduran) un excelente sabor de boca, muchas ganas de que llegue el siguiente y que reforzó más aun (suponiendo que eso sea posible) los sentimientos de entrega y pertenencia.